III: L'imperatrice [Lydia Astelle]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

III: L'imperatrice [Lydia Astelle]

Mensaje por Aeryn el Miér Ene 06, 2016 3:12 pm


<br><div style="font-size: 45px; font-family: wire one; text-transform: none; color: #FA58AC; text-shadow: 1px 1px 0px #000;">Lydia Astelle</div><br>
<br><div style="font-size: 25px; font-family: wire one; text-transform: none; color: #FA58AC; text-shadow: 1px 1px 0px #000;"> »»»»»»»»»»»»»» DATOS BÁSICOS «««««««««««« </div><br>
Nombre: Lydia Astelle.
Apodo: Signorina – Ly.
Edad: 20.
Raza: Humano/Mago.
Gremio: Aria.
Símbolo: Hombro izquierdo, de color celeste.
Rango: E.
Magia: Memory Make.
Orientación Sexual: Heterosexual.

<br><div style="font-size: 25px; font-family: wire one; text-transform: none; color: #FA58AC; text-shadow: 1px 1px 0px #000;"> »»»»»»»»» ASPECTOS FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS ««««««« </div><br>
Descripción F ísica:
De contextura delgada y atlética cuyos atributos se distribuyen de una manera generosa, poseyendo una altura de 1.70mts. Con facciones suaves y gráciles en el rostro, tez clara y tersa, sin presencia de cicatrices, acompañados con el resplandor de sus intensos ojos celestes, los cuales transmiten una expresión serena seguida por una cálida sonrisa dedicada a su interlocutor, gesto el cual es prácticamente característico en ella.

Su cabello es largo, de color rosa y con leves ondulaciones presentes, el cual se extiende un poco mas por debajo de su cintura, optando por llevarlo suelto en la mayoría de los casos. El tono de su voz por lo general es suave y amigable, pero que a su vez, puede volverse firme y con carácter cuando la situación lo amerita, acompañada de una expresión seria y decisiva encargada de acentuar la postura de sus órdenes.

No tiene unas vestimentas definidas, optando por utilizar atuendos cómodos y casuales que le permitan libre movilidad al momento de combatir, sin embargo, no tiene problemas en utilizar los disfraces necesarios para realizar una misión, pues desde su punto de vista, les resultan divertidos y le proporcionan al encargo un ligero toque juguetón.

Spoiler:




Descripción Psicológica:
A Lydia podría describírsele como un tipo de persona centrada, responsable e independiente, manteniendo un buen humor en general, afable y cordial al momento de sociabilizar, tratando con respeto y amabilidad a las personas y con mucho más cariño a sus amigos y seres queridos, a quienes protege mucho estando dispuesta a sacrificar cualquier cosa para garantizar su bienestar, ya que posee un fuerte sentido de la amistad y lealtad. Pese a la madurez con la que actúa en la mayoría de los casos, puede relajarse estando en la compañía de sus seres más cercanos, siendo en este caso con su hermana Nisha, con quien suele compartir mucho en su tiempo libre y ser capaz de demostrar una faceta más animada y enérgica que gusta de divertirse de vez en cuando, estando aún consiente de cuando y donde hacerlo.

De mente analítica y pensativa, realizando cada uno de sus pasos muy sabiamente y no sin antes tener en mente cómo y cuándo hacerlo, de esta manera, algunas de las ocurrencias y excentricidades que pueden venir acompañas en sus decisiones siempre formarán parte de sus planes, una actitud juguetona y retadora extrañamente dirigida hacia su oponente corresponde a un estratégico plan que logró idealizar a tiempo, si tiene suerte y la victima hace caso a sus insinuaciones, el desenlace puede tomar un giro interesante y divertido.

Decidida cuando se interesa por algún objetivo en específico, demostrando ser alguien completamente valiente y persistente dispuesta a atravesar cualquier obstáculo que se le presente, pues cree que trabajando con ingenio y devoción no hay nada que no pueda superar. Amante de los combates y las aventuras, nada le impedirá resistirse a la sutil tentación de una buena aventura y su curiosidad siempre le ayudará a descubrir cosas nuevas e interesantes. Pero a pesar de esta faceta un poco mas apasionada, rara vez es impulsiva, sabe actuar con madurez y responsabilidad, ya que cree que detenerse unos segundos y pensar la situación puede hacer más que solo actuar imprudentemente.

En lo que respecta a sus misiones y enfrentamientos, es muy dedicada a su trabajo, capaz de deducir y recopilar información con facilidad, nunca tiende a descuidar su objetivo principal y hará todo lo posible por completarlo, permaneciendo centrada aún cuando la situación llegue a tomar un giro preocupante, no cediendo fácilmente ante las emociones del momento y buscando siempre encontrar la solución más práctica posible, aunque esto no quiera decir que no se deje llevar de vez en cuando.

<br><div style="font-size: 25px; font-family: wire one; text-transform: none; color: #FA58AC; text-shadow: 1px 1px 0px #000;"> »»»»»»»»»»»»»» OTROS ASPECTOS «««««««««««« </div><br>
Armas del Personaje: N/A.

Dotes:
  • Conocimientos de artes marciales y manejo de cualquier tipo de arma de filo: Conseguidos a partir de su riguroso entrenamiento en combate.
  • Destreza y versatilidad: Lo que le permite ser ágil, dar saltos con facilidad, realizar volteretas y movimientos acrobáticos, además de facilitarle la movilidad en ambientes llenos de obstáculos como por ejemplo los bosques, permitiéndole moverse ágilmente entre las ramas.
  • Debido a la propia naturaleza de su magia, posee una memoria Eidética, permitiéndole recordar con exactitud cualquier evento sucedido en el pasado.


Gustos:
Se siente identificada ante el cielo estrellado bajo la inmensidad de la noche; descansar tranquilamente en la sombra de un árbol y el correr de la brisa soplando hacia su rostro le otorga un sosiego indescriptible. La rosa osiria, las flores de loto y las mariposas son sus objetos y figuras preferidas; disfrutando también el cuidar de animales que le parecen tiernos y lindos. Se deleita fácilmente con los sabores dulces, siempre disfrutará la satisfacción de comer algún que otro postre en cualquier momento del día. Dado a su gusto por la nieve, el invierno se convierte en una de sus estaciones preferidas, seguido por el otoño y después la primavera. Finalmente, los colores que más la representan se basan en tonos fucsia, azules oscuros y cualquier color existente en una aurora boreal.


Disgustos:
Se mostrará incomoda en lugares calurosos y desérticos, los cuales pueden ponerla de mal humor, siendo entonces el Verano una de sus estaciones menos preferidas del año por sus temperaturas altas bajo el sol incesante. Evitará las comidas picantes y los ambientes que se encuentren rodeados por el humo del tabaco, el cual siempre le provoca escozor en su nariz seguidos por un par de estornudos. Expresará disgusto ante las personas que maltraten a su familia o seres queridos, así como también los seres desagradables que se aprovechan indiscriminadamente de sus fortalezas para tomar ventajas sobre los más débiles, situación que a su criterio se encargará de tomar represalias y aplicar los castigos necesarios.

Miedos y Debilidades:
Las arañas, serpientes e insectos rastreros engrandecidos a un gran tamaño pueden ponerla ligeramente nerviosa. Se siente intimidada ante la profundidad y oscuridad del océano al encontrarse situada en mar abierto, si bien estando en un crucero o barco permanecería tranquila, le atormentaría la idea de pensar que ella o algún ser querido pudiera caer y quedar a la deriva.

<br><div style="font-size: 25px; font-family: wire one; text-transform: none; color: #FA58AC; text-shadow: 1px 1px 0px #000;"> »»»»»»»»»»»»»» HISTORIA «««««««««««« </div><br>
Spoiler:
Una regla de oro en el libro de la vida nos dictamina que el “Pasado” es la línea temporal encargada de dar explicación y ser la culpable de conformar todo lo que es nuestro “Presente”, y como toda persona en el mundo, muchas cosas han transcurrido a lo largo de la vida de Lydia para llegar a estar donde está y ser la persona que es ahora mismo, comenzando por su niñez y en el momento en que pudo tener uso de razón, aquella pequeña de ojos celestes solo ha podido obtener pista alguna de su madre a través de las múltiples historias relatadas por su padre, Eiden Astelle, describiéndole el cómo la conoció en su juventud durante sus viajes, lo mucho en que ella lo había encantado desde el momento en que sus ojos se encontraron y lo difícil que fue para él lograr conquistar su corazón, después de ello, el resto de historias corresponden a las incontables experiencias y aventuras que compartieron una vez que decidieron estar juntos.

Para Lydia, a pesar de lo mucho que lamenta no haberla podido conocer en persona, el oír cómo su padre la describía como una persona tan benevolente y saber lo mucho que ella la amó cuando era solo un bebé, fue suficiente para cubrir cualquier pequeño vacío que pudo existir durante su niñez, de esta manera, el resto de su infancia se desarrolló en la morada de una antigua mansión perteneciente a la familia Astelle, situada sobre un prado cercano a una pequeña aldea ubicada en algún lugar lejano de Fiore. Creció acompañada junto a la presencia de su padre, quien en ocasiones solía salir de viaje por breves periodos de tiempo, siendo comprendido por ella como expediciones de campo, porque desde sus ojos, Eiden además de ser un gran mago, también era un gran científico e investigador.

Al pasar los años, cuando Lydia apenas había cumplido los 8 años de edad, el día en que su padre había regresado de otro de sus múltiples viajes, se apareció junto a una persona que inmediatamente presentó como un nuevo miembro de la familia, un joven de 10 años cuyo nombre era Falk, explicándole que lo había conocido durante sus investigaciones y que de ahora en adelante se encargaría de ser su nuevo compañero así como también su guardián, agregando después que debido a los nuevos avances en sus investigaciones, su ausencia se vería prolongada por mucho más tiempo y necesitaba confiar en alguien para dejarla a su cuidado. Por su parte, la pequeña de cabellos rosas no dudó ni por un segundo en aceptar al nuevo chico como un miembro más de su familia y tratarle como tal, pese a que el joven se le había asignado un puesto como mayordomo y asistente de la familia Astelle (Puesto que de vez en cuando procuraba mantener en línea a pesar de los gestos fraternales de la pequeña) Lydia solía tratarlo de una manera muy familiar, pues algo en lo que ella se solía destacar, era en su gran personalidad bondadosa y cálida que fácilmente podía tocar los corazones de los demás.

Dos años después, el fruto de la magia heredada de su propio padre se manifestó, la magia de Memory Make había reencarnado en ella después de un suceso en la que sin darse cuenta, recordó un hechizo que su padre le había mostrado para generar esferas de luz y las utilizó en una noche tormentosa en donde sin querer se había extraviado mientras buscaba a su mascota perdida, la luminiscencia generada por su magia permitió que los ayudantes de la mansión lograran encontrarla; Falk a pesar de lo muy arrepentido que se hallaba por haberla perdido de vista, prediciendo un fuerte castigo por parte del padre de la criatura, decidió confesarle todo lo que había sucedido, sin embargo, en vez de esperar a cambio fuertes gritos y reprimenda alguna, un suave y largo suspiro lleno de alivio salió disparado de los labios de Eiden y ante la gran mirada de sorpresa e incredulidad de Falk, este le contó un terrible secreto.

Las sesiones de entrenamiento con su magia empezaron de manera inmediata, no pasó mucho tiempo para Eiden la incluyera de vez en cuando en sus propios viajes, pues tenía la certeza que las experiencias nuevas, las batallas y aventuras que transcurrirían en los mismos le generarían una gran fuente de experiencia para su hija, a quien no le molestaba en lo absoluto la dicha de poder acompañar a su padre en sus aventuras y el conocer nuevas magias que ella podría recordar en el futuro.

De esta manera, pocos meses después de su cumpleaños número 12, otra sorpresa nuevamente llegó hacia su hogar, otra vez su padre había regresado acompañado de otro individuo que igualmente presentó como un nuevo miembro de la familia, una joven de la misma edad que ella que respondía bajo el nombre de Nisha, cuya apariencia rápidamente llamó la atención de todos por su aspecto llamativo, pues su cabello y ojos resplandecían como las luces de una mismísima estrella, tu tez tan clara como el mármol solo se veían opacados por las magulladuras y suciedades casi ocultas por unos ropajes andrajosos. Su vista rápidamente dio a parar sobre su padre, pidiéndole con la mirada explicación alguna sobre lo que había sucedido, seguido de la sorpresa adicional generada por las leves contusiones de su propio progenitor, quien simplemente le invitó nuevamente a observar a la Nisha, esperando a que ésta percibiera lo que él había visto inicialmente. Y de esa manera, en el mismo instante en que situó sus ojos por segunda vez sobre los ojos ajenos de la criatura, logró comprenderlo todo, lejos de la luz destellante de su mirada, más allá de eso solo podía atisbar un abismo repleto de oscuridad, un escalofrío llegó de lleno hasta su médula, era la incesante sed de sangre, una que no había conocido nunca antes en su vida.

¿Qué es lo que habría tenido que vivir semejante criatura para llegar a estar como ahora? No tenía ni idea, no podía siquiera imaginarlo, su propia mirada se había llenado de lágrimas, asintió su rostro indicándole que había comprendido su propósito, acercándose a la chica a pesar del riesgo en que esta pudiera reaccionar, y la abrazó con una fuerza que a pesar de que ella deseaba ser mas contundente, se había visto debilitado a causa de sus propios llantos, susurrándole en el oído palabras de aliento que esperaba que llegaran a calar en el fondo de su corazón -Bienvenida a casa, es un alivio que hayas vuelto…- Expresó, deseando que de alguna manera, ella comprendiera que desde un principio siempre perteneció a ese lugar.

A pesar de lo mucho que llegó a quererla a partir de ese momento, la ausencia de su hermana Nisha se vio prolongada regularmente debido a las continuas hospitalizaciones a las que era sometía debido las reacciones de estrés post-traumático que solía sobrellevar, para posteriormente regresar mucho mas recuperada y actuando como si nada nunca hubiese sucedido en lo absoluto, actuando de la misma manera dulce y alegre que siempre había sido, pero para Lydia, la preocupación de su corazón no paraba de cesar, muchas fueron las veces en la que le escribió a su padre consultándole sobre la situación de su hermana, ¿Que es lo que ocurrió? ¿Por qué había terminado así? ¿A dónde iba cuando se la llevaban? ¿Por qué le prohibían ir a visitarla? ¿Por qué le estaba ocultando tantos secretos? sin embargo, muy a su pesar, todas las respuestas que obtenían eran simples divagaciones, nada era conciso, no podía sacar nada, él no confiaba en ella, así lo había entendido. Más tarde, no tardó mucho tiempo después en lo que Falk paulatinamente fue desapareciendo de la casa, explicándose con la excusa en la que él también debía acompañar a su padre durante sus investigaciones, esfumándose de la misma manera sin confesarle absolutamente nada sobre Nisha a pesar de lo mucho que le había rogado.

Dos años más transcurrieron durante ese periodo de viajes y regresos, en el momento en que Lydia tuvo la oportunidad de darse cuenta, había quedado completamente sola, sintiéndose de la misma manera que había sentido en los primeros años su niñez… no, ésa vez era diferente, no solamente se había quedado sola, no sólo era la ausencia de su padre la que le hacía daño por dentro, sino también, la ausencia de Falk y Nisha, cuyos recuerdos calaban dolorosamente en su interior.

-Padre no confía en mí… Falk no está, ni tampoco Nisha…- Susurró con un hilo de voz en la oscuridad de una noche en la que yacía en el suelo inmersa en las ultimas lágrimas que había generado luego de un ataque de histeria causado por su soledad -Madre también me abandonó…- Concluyó finalmente cerrando sus ojos a punto de resignarse ante la depresión, sin embargo, el pronunciar aquellas palabras que no se había dado cuenta que dijo, un extraño pensamiento llegó hacia su mente.

¿Desde cuándo había dejado de escuchar historias relatadas sobre su madre? Se cuestionó inmediatamente, sacando a relucir otra pregunta de igual importancia ¿En qué momentos su padre solía hablarle sobre ella? No tardó mucho en recordarlo gracias a su magia, para darse cuenta en ese instante que cada vez que solía oír sobre ella, era porque su padre la había encontrado llorando por culpa de las horribles pesadillas que regularmente tenía durante las noches, logrando calmar su frágil corazón con sus historias y permitiéndole dormir plácidamente. Posteriormente, con la llegada de Falk, aquellas pesadillas recurrentes cesaron por completo, pues la presencia de un ser querido cerca suyo era suficiente como para hacerla sentir segura.

-Segura… Falk apareció cuando Padre dejó de regresar regularmente a casa- Murmuró entre sus análisis -Nisha apareció cuando Falk comenzó a realizar sus viajes… ¿Por qué razón trajo a Falk? El dijo que quería a alguien que me cuidara- De esa manera, no tardó un segundo más en darse cuenta.

¿Por qué la protegía tanto? Se pregunto en el instante en que se levantó del suelo sorprendida por sus propias conclusiones ¿Por qué procuraba dejarla acompañada por cualquiera de ellos? Sus pesadillas inmediatamente regresaron al poco tiempo de haberse quedado sola ¿Por qué algo como eso nunca se lo había preguntado antes? Intentó llegar a esa conclusión a través de algunos de sus recuerdos, pero todo lo que obtenía eran las mismas respuestas inconclusas por parte de él.

Suspiró, siempre lo supo, desde el principio se había dado cuenta de ello, su padre nunca solía decirle la verdad de todas las cosas, mas nunca decidió decir nada al respecto, pues comprendía que desde el fondo de su ser, ella nunca deseó conocerlo del todo, era feliz con lo poco que sabía, disfrutaba su presente, su pequeño mundo feliz, conformándose con las tranquilas palabras dichas por tu padre para generarle calma, y sentirse protegida.

-Deja ya de protegerme- Sentenció finalmente, levantándose de donde estaba dejando morir allí el recuerdo de una Lydia ignorante, una que no quería saber absolutamente nada de la vida, para luego dirigirse hacia la habitación que correspondía al despacho de Eiden, abriendo a la par y con fuerza ambas puertas de la alcoba -Aceptaré cualquier cosa, ¡Cualquiera sea nuestro destino!- Echó un rápido vistazo en la habitación y no tardó en descubrir la presencia de una pesada estantería que desde sus inicios nunca perteneció a ese lugar -Cualquier oscuro pasado ¡Cualquier sombrío secreto que conlleve pertenecer este apellido!- Con la poca fuerza física que le quedaba producto de su escasa alimentación, comenzó a halar con intenciones de derribarlo al suelo -Tan solo, ¡Tan solo regrésame a mi familia!- Exclamó, halando por última vez el mueble y llevarlo hasta el suelo.

Ante ella, dibujado en la pared se encontraba un extraño círculo con diversos símbolos que ya había visto antes, no solo porque una de las extrañas insignias la reconocía directamente como uno de los tatuajes que su padre poseía en el cuerpo, sino también por todo lo demás, no en vano había heredado toda la astucia y habilidades de su progenitor, no fueron una, si no varias veces en que logró echar un vistazo a las cartas que su amigo Falk redactaba continuamente, bastando solo un segundo para tomarlo por sorpresa y recordar con exactitud lo escrito en el mismo, conocía de algo llamado Aria, no tenía idea de qué consistía, pero eran continuamente mencionados junto a las marcas aparecidas a continuación. Inmediatamente supo que aquello no era más que un círculo mágico para activar algo, y no dudó mucho más en querer averiguarlo.

-No hay justicia en la oscuridad… pero tampoco en la luz- Comenzó a pronunciar elevando una de sus manos hacia el circulo -Rechaza ese nombre al que obedeces y sométete ante mi voz- Recitó un hechizo de desmantelamiento de runas que había aprendido durante sus viajes -Revela tus verdaderas intenciones, manifiesta lo oculto ¡Enséñame lo que en verdad eres!-

Luego de eso, una feroz explosión arrasó con todo e inmediatamente perdió la conciencia, un pequeño haz de luz se reflejaba desde una ventana hacia su rostro comenzó a molestarla, obligándola a despertar muy lentamente, se hallaba desorientada, con lo poco que podía visualizar, pudo concluir que se encontraba en la sala de enfermería de algún hospital cercano, la luz seguía molestando su visión, al poco tiempo en que su vista logró recuperarse, cayó en cuenta que aquella habitación carecía de ventana alguna, su vista se dirigió rápidamente al origen de la luz, descubriendo con sorpresa que se trataba de Nisha, situada hospitalizada en la camilla consiguiente a la suya. Intentó levantarse de un salto inmediatamente después de haberla visto, pero la voz de alguien más reteniéndola comenzó a forcejear para mantenerla acostada, desconocía a ese sujeto, un hombre de ojos y cabello oscuro vestido con una bata de laboratorio y llevando consigo un par de gafas. Comenzó a desesperarse más, no quería que un extraño la mantuviese apartada más de su ser querido, sin embargo, una voy muy familiar fue suficiente para detenerla en seco, con sorpresa dirigió su vista hacia la entrada de su habitación, era Falk, seguido más atrás por Eiden, cuyo rostro sereno mantenía la templanza característica en él.

En un principio se pensó que lo primero que sentiría era felicidad por verlos de nuevo, pero en ese instante solo pudo sentir rencor, dedicó una mirada llena de odio dirigida a su propio padre, derramando de sus ojos un par de lagrimas con sentimientos de ira y felicidad entremezclados y con un hilo de voz, ordenó a su padre que le contara todo.

De esta manera fue como Lydia comenzó a saber todo sobre Aria, correspondiente a un gremio en la cual Eiden era el maestro del mismo, la razón de las desapariciones de tanto Falk como de Nisha, quienes por diversas consideraciones, habían sido candidatos dignos para ingresar y realizar misiones, explicándose de esa forma los continuos viajes de ambos, se explicó también la situación de Nisha, cuyo estado de salud se vio agravado debido a las repercusiones de los traumas en su pasado, ocasionándole que fuese hospitalizada en la clínica de la sede principal por seguridad, y finalmente, se explicó la razón por la cual dejaron sola a Lydia, explicando que se trataba de una prueba, un experimento en la cual se le llevaba al límite para saber si era digna de pertenecer al gremio, si su convicción por permanecer al lado y proteger a sus seres queridos así como también la resolución por conocer sus propias verdades, eran tan fuertes como para destruir sus propias barreras psicológicas y atreverse a activar el conjuro, prueba cuyos resultados habían sido exitosos. Para ese entonces, la ira con la que había comenzado se fue aplacando lentamente, hasta quedar en la serenidad completa en su interior, por fin había enfrentado la situación, se sentía en paz consigo misma, así que desde el momento en que se le ofreció la idea de pertenecer al gremio, no dudó en aceptar.

Como se había dicho antes, el Pasado juega un papel importante en el rol de nuestro Futuro, fue de esa manera que una serie de situaciones adversas llevaron al extremo a una pequeña inocente, obligándole a cambiar, aprender y convertirse en lo que es su yo actual, nuevamente e Destino arroja sus cartas dispersando todo el tablero del juego, el ataque de los Dragones causó una grave repercusión en la familia, así como la repentina enfermedad de Eiden Astelle, que días antes de caer en coma, proclamó a su hija como la nueva maestra poco después de cumplir sus recientes 19 años, ha pasado un año poco después de aquello ¿Qué reparará el futuro? ¿Estás seguro de que quieres averiguarlo?

[b]► Físico en Uso:
Megurine Luka – Vocaloid.
avatar
Aeryn
Admin

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 05/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.